jueves, 10 de noviembre de 2011

Una de Rodaje...


Tal y como había prometido -y es que era la idea inicial de este blog- voy a ir contando mis aventuras como guionista, por ahora en Barcelona (Catalunya).



Solo quiero hacer una pequeña aclaración: iba a cambiar a tipografía Courier pero es demasiado cliché para el Siglo XXI... y lo otro es que, quizás algunos me encuentren muy antipática o muy ácida, y quizás hasta muy tonta… ¡es lo que hay! Sencillamente ya no puedo seguir censurandome a mí misma por miedo a herir sensibilidades…


ADVERTENCIA: Todo lo que digo aquí es única y exclusivamente mi experiencia, y solo espero que quienes lo lean se rían un poco y… (pero esto en plan “super ambicioso”… ) que algunas cosas les hagan reflexionar… así que, ahí va…


Para inaugurar la “nueva faceta” del Blog, que mejor entrada que una dedicada a Los Rodajes... en particular de uno de mis proyectos que tuvo lugar hace unas pocas semanas y recién ahora y después de mucho meditar, puedo ponerlo en palabras…


Ha sido un proyecto bastante “incubado”, llevamos un buen tiempo buscando el apoyo necesario (equipo técnico.. o sea, gente que nos quiera echar un cable), y durante todo el año se ha ido sumando cada vez más gente, todos muy interesantes y sobretodo muy interesados en esta comedia. Este interés ha sido lo más gratificante para mí como guionista y creadora del proyecto… el hecho de ver que personas que no nos conocían de nada (ni a mí ni a mi compañera guionista/creadora), se unían a F.E.O.s, única y exclusivamente porque les gustaba el proyecto, porque de pavos (€), nada…


Esto de los pavos, vaya tela… Reflexiono sobre la marcha (aunque merece una entrada de Post exclusiva) ¿porqué dejamos que las Productoras sigan haciendo esto? Tiene un buen proyecto, un excelente equipo de gente, sobretodo motivada (mucho mejor que los “iluminados” del sector) y además todo de gratis!!!… Los guionistas tenemos que pasar por el aro de Las Productoras simple y llanamente porque si vamos a un canal con nuestro proyecto bajo el brazo (tal y como va un Productor con la única diferencia de que él o ella no lo han escrito... salvo contadas excepciones), lo primero que nos preguntan es ¿y qué Productora está detrás?. Las veces que me lo han preguntado me hubiera gustado haber tendo más experiencia para poder responder “Ninguna. Nada quiere invertir en nada y yo no regalo mi trabajo. Si te interesa bien, sino, me voy a otro canal” Pero… entre que aquí ya solo quedan 3 canales que "controlan todo" y que no hubiera caído precisamente en gracia (aparte de que en ese momento tampoco se me tuve esa fantastica ocurrencia...)

Lo más curioso del caso es que los productores también van con mi proyecto bajo el brazo y nada más!!!… en fin. Es el perro que se muerde la cola. Y por muy correcta que quiera ser a la hora de poner en marcha algo, sin apoyo, no puedo… y tengo que aceptar según qué condiciones…


Pero bueno, no voy a desviarme del tema, ya habrá otro Post dedicado a ese Productor o Productora de mis sueños que espero algún día encontrar y jurar el ansiado “en las bu€nas y en las malas”.


El caso es que después de un primer proceso lleno de creatividad, reuniones (aunque de estas podríamos haber hecho más pero, no había dinero ni tiempo) llegó el gran y esperado día: El Rodaje.


La verdad: Yo no quería ir.


Mi corta experiencia como guionista, tanto aquí, como en Venezuela y en Chile, me ha hecho darme cuenta que… los guionistas NO DEBEMOS IR A LOS RODAJES. Debería estar terminantemente prohibido (alguien me dijo el otro día que en EEUU lo estaba pero, no sé si sea verdad...)


No sé si solo me pasa a mí -aclaro que siempre he sido excesivamente romántica- pero los rodajes me producen exactamente la misma y desagradable sensación que tuve con aquel amor platónico, cuando decidimos romper el hielo y alquilar una habitación de hotel… y descubrir que ahí estaba él, en su mismidad, con la panza colgando y el culo caído y blanco como el algodón (pero no tan terso como este)… y yo con ganas de salir corriendo!!!!… eso no era lo que me había imaginado cada vez que le veía (y ahora uqe escribo esto me pregunto qué habrá pensado él en aquel momento? me habrá visto igual de desgarbada como yo le veía a él en ese instante...) El caso es que nunca más se me aceleró el corazón después de ver eso  y es más, le agarré manía… ¿Cómo pudimos habernos traicionado así? ¿Rompiendo el hechizo?... Ahora todo eran carnes colgando, cuerpos raros y sobretodo muy humanos… puagh!


Pues eso… para mí los rodajes no son más que una inyección de angustia a la vena. El hiper-realismo del backstage… que no es como en las pelis tampoco ¡ojo! El rodaje es el matadero de mi guión… no sólo es que ves a todos con las páginas del guión literalmente hechas trizas o volando por todo el plató (esto ya lo sabía de sobras y es lo “lógico”). Ni tampoco que todos y todas corren de aquí para allá, nadie tiene tiempo de nada (aún así tuve suerte, una de las electricas se acercó a felicitarme, encantada por lo que estaba viendo!!! Y yo con cara de mareo, sólo pude sonreir, espero que no haya pensado que qué ceporra de guionista). Pero lo peor, definitivamente, es el actor o actriz que le gusta improvisar y resaltar sobre los demás (incluyendo el persona que se supone está interpretando) Ufff… esto creo que fue lo que me mató… y dale a repetir tomas y dale el Actorcillo  Improvisador cambiando la frase ¡¡¡es que no era porque dijese algo diferente!!! Es que se estaba perdiendo el sentido de la escena...

… mejor lo dejo que me estoy poniendo roja y me veo fea... pero a esto también definitivamente dedicaré otro post (Busco a un actor que respete el guión y que no se crea que sus frases son más inteligentes).


Sí.. ya sé, todo eso es “lo normal” de un rodaje. Pero yo lo vivo así: El guión es ese ritmo cardíaco que se acelera cuando ves a tu amor platónico y todo lo que se te pasa por la cabeza que no son más que cosas buenas y muchas al puro estilo Hollywood, es todo emoción y aventura y romance y alguna lagrimilla pero luego un final feliz… y la piel erizada y la risita nerviosa cuando lo lees… El rodaje en cambio es esa habitación de hotel, que en tu imaginación era super erótica y ahora en la “realidad” tiene las paredes desconchadas y no huele muy bien la verdad… y tu amor platónico no es más que un vulgar y simple ser humano.


Sí, ya lo sé, soy yo. Es que durante el rodaje, soy incapaz de ver los colores… ¡¡¡Sólo quiero salir corriendo!!! Pero debo ser algo sádica o masoquista o ambas a la vez, porque por más que veía y más me horrorizaba más se me quedaban los pies pegados al suelo… Por fin pude escapar y caer de nuevo adentro de las páginas cálidas y cómodas, donde mis personajes se mueven a destajo y me hacen reír con sus chorradas. Y están ahí, en mi cabeza, tal y como me los imagino… todo es perfecto.


Si, con la película en carne y hueso, se me baja todo.


Pero, para no cerrar así tan trágicamente (me lo paso bien con mi trabajo de verdad), ayer pude ver el primer corte y… para mi sorpresa… todo se parece bastante más al guión de lo que me esperaba (excepto el Actorcillo Improvisador).

No hay comentarios:

Publicar un comentario