jueves, 4 de agosto de 2011

Sólo me importa la opinión de mis gatos

Luxury Summer (c) Omar Jimenez · 2011

Tengo mi blog abandonado y me ha entrado el sentimiento de culpa. Había dicho que no lo iba a hacer (abandonarlo) pero también cuando pensé hacerlo por primera vez la idea era contar “Las aventuras de una guionista en Barcelona”… esta era mi idea inicial pero luego al escribir me corté y me pareció que podía sonar un poco pedante. Es curioso pero la gente que me conoce de toda la vida me mira muy raro cuando digo que soy “guionista”, en cambio, los que he conocido recientemente (o sea, en mi vida adulta) más bien me miran con interés cuando lo digo. No sé a qué mirada creerle. Quizás el cuento del zigoto equivocado de Clarissa Pinkola Estés sea la respuesta mi duda… a saber… 

El caso es que con el paso del tiempo me di cuenta que es una estupidez cortarse y yo muchas veces me corto por “lo que vayan a pensar los demás” como si tuviera idea de lo que pasa por la cabeza de la gente y más aún, como si esto importara… como guionista sí que me importa, me importa que los espectadores se rían con las cosas que escribo, que se lo pasen bien, que tengan un tiempo de reflexión sana... eso sería ya “El Sumum”… pero como persona… cada vez me importa menos lo que piensen los demás y esto es sano. A los demás tampoco debería importarles lo que pienso, como no sea para llegar a tus propias conclusiones, reírte un rato o compartir visiones…


Me gustan las vueltas que da la vida, sobretodo cuando es para satisfacciones (a quien no ;). Hace casi 10 años descubrí la práctica del yoga ashtanga en un gimnasio muy pijito de Caracas. El profe era casi como un fakir, y como casi nadie iba a la clase, así que resultaron ser bastante personalizadas. Una maravilla. Después me vine a BCN y lo dejé, y al cabo de unos años volví a buscar centros de yoga pero ninguna me terminaba de encajar. Hasta que encontré uno que me gustó. Me gustó el centro pero también las clases de la profe. Llevo casi un año asistiendo y un día nos ponemos a hablar, salió el tema de las Diosas (ella imparte talleres de este tema) y le hablé de Maria Lionza. Luego le traje alguna info recopilada de internet y ella me recomendó un libro (va de relatos y de psique femenina). Resulta que la profe da clases de ashtanga en otro sitio, más personal! (http://linkyoga.wordpress.com)



Lo de la satisfacción del encuentro es esto que me ha pasado con muy pocas personas en la vida, pero que vale por muchas. Creo que ya he hablado de esto en otras entradas... Esto de cuando te encuentras con alguien y es como si te conocieras de hace tiempo. Todo es cómodo y fluido y hay como una alegría interior por el encuentro… es como cuando te re-encuentras con un viejo amigo y se siente ese descanso alegro, el de suspiro dea ¡ah, que bueno que te veo!... aunque sea la primera vez en la vida que os conocéis... me gusta cuando pasa esto y me gusta que haya sido con poquísimas personas, porque sé que hay más por el camino y estoy disfrutando del viaje previo a encontrarlas.


¡Feliz Verano! (Y de ahora en adelante… aventuras de una guionista en Barcelona…;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada